justicia hoy y un mundo mejor mañana

He decidido que es el momento de reivindicar un poco de justicia desde ya y un mundo mejor a partir de mañana.
Creo que el mundo esta poseido, la avaricia y la inmoralidad de unos cuantos que suponiamos tendrian que ser un ejemplo, nos aboca a un naufragio en donde los restos que luchan por mantenerse a flote en medio de este irreconocible oceano de patria, son la cordura, la solidaridad y el sentido comun.

Esperar justicia de un juez que es chantajeado o incluso complice del delincuente, es igual de ingenuo que esperar que el Sol no salga mañana para no tener que ir a trabajar. Las mas altas esferas de la justicia, lease tribunales superiores de justicia o fiscales generales del estado, son cargos nombrados por los politicos de turno, lo cual no es mas que una forma de asegurarse que no van a husmear en sus asuntos.

Un sistema judicial que en lugar de ocuparse de cuidar del debil, que pone unas tasas prohibitivas, haciendo que la justicia sea derecho de ricos, primando intereses economicos y politicos, es por definicion un sistema corrupto e inmoral que retrata y averguenza a quienes lo imponen.

Exijo una justicia digna, equitativa y asequible para todos, con jueces capaces de impartir justicia mas halla de lo que dicten las leyes, porque conviene no olvidar que lo que es justo no lo dicta un juez, lo que es justo, ES.

Justicia hoy para tener un mundo mejor mañana. Devolved al ser humano los valores que le dignifican, dadle principios de igualdad y solidaridad, honestidad y tolerancia, enseñarle y dejadle ayudar a otras personas sin importar religiones ni colores, a tenderle la mano al más necesitado, sin cálculos.

Si no podeis hacerlo, dejadnos en paz y desaparecer de nuestras vidas, no sois dignos del lugar que ocupais. Sin integridad no podeis decidir en mi nombre.

Anuncios

¿y la clase media?

Todo vestigio de bienestar social, reposa en el fondo del contenedor en donde ha sido enterrada la llamada clase media, esa inmensa mayoria de españoles en la que me incluyo, la misma que hasta hace poco callaba, complice consciente de la injusticia del sistema, sabedora de los desfalcos y mamoneos de mangantes votados y elegidos cada cuatro años.
El mundo estaba bien, no pasaba nada porque no nos tocaban el bolsillo, de modo que dejemos de ser hipocritas y de inventarnos otro cuento, esa es la realidad, quien mas quien menos sabia o intuia que estos tipos se lo estaban llevando muerto, y que les importaban poco o nada los que se hipotecaban para dos vidas, los que no podian comprar una vivienda o los que las construian a golpe de talonario en sitios donde no se podia edificar.

Ellos se llenaban los bolsillos a dos manos y nosotros nos callabamos porque marchabamos bien, con dos coches, vacaciones en el extranjero una o dos veces por año y ni rastro de ebola, eso era cosa de otro mundo, el de los molestos inmigrantes africanos que nos asediaban por tierra y mar y que no tardaran en hacerlo por aire, al ritmo que va esto.

Viviendo por encima de nuestras posibilidades diran algunos, pero yo creo que no, estaba bien ganado y bien gastado, un sueldo digno por 40 horas semanales en un puesto de trabajo como Dios manda, de esos de antes, cuando ninguno queriamos ser camarero y reclamabamos un buen servicio en nuestro idioma.

Eran tiempos en que la clase media tenia futuro, viviamos un idilio con la ausencia de incertidumbres, casados en feliz matrimonio con la estabilidad, la seguridad social de calidad, el colchon de una indemnizacion bien merecida y la seguridad de una pension mejor ganada.

Tiempos en que reclamabamos la jubilacion a los 60, transporte y libros para nuestros hijos gratis, y el dentista cubierto, y por supuesto, la bajada de impuestos.

Tiempos en que presumiamos de vivir en la septima potencia mundial.

Los problemas vinieron cuando nos quitaron el trabajo, la casa y el dinero ahorrado, cuando se exprimio tanto a la clase media que se la arruino, pasando a ser la otrora olvidada clase obrera.

Ay! que tiempos aquellos en que yo era clase media!

Camión de muerte

Agosto de 2015. Austria, procedente de Hungría. Más de 70 muertos por asfixia en un camión frigorífico abandonado en el arcén de una autovía, llevaban entre 48 y 72 horas muertos, debían ser refugiados pero solo son cadáveres.

Mientras Hungría llena de cuchillas españolas 175 km de valla disuasoria para los desesperados sirios que evitan el mediterráneo italiano o griego, que tan vorazmente se alimenta comiéndose inocentes vidas sin respetar edad.

A diario se descubren barcos hundidos con cientos de refugiados que ya no están, cuerpos flotando sin vida o varados en cualquier playa.

Me llamo Hadi (que guía por el buen camino), y huyo de siria con mi familia, mi esposa Hilal, maestra, y mis hijos Husain, de 6 años y la pequeña Tareq, de 3. Yo soy arquitecto, tenía un buen trabajo y una buena vida antes de que todo se perdiera bajo la amenaza de la guerra y el EI, los autoproclamados salvadores que nos matan o destruyen lo que mis ancestros construyeron.

En este camión vamos, rumbo a un mundo mejor, a cumplir promesas que le hice a Hilal, la de un futuro digno para nuestros hijos, la de agua y comida a diario, la de un horario con tiempo en calma, a la vieja Europa, que cuida de su riqueza cultural y protege a los suyos, estamos cerca de nuestro destino, quizá ya veríamos Alemania en el horizonte si este camión tuviese ventanas. Aguantaremos un poco más, sabemos que la tierra prometida esta cerca, hacinados como animales, mis hijos en brazos, y este hedor nauseabundo, de gente sudorosa y sucia, vamos todos con la mirada iluminada de esperanza, sin aire apenas, ya falta poco, tan poco para llegar.

Yo soy Marco y desde mi espacio de confort aquí, en un lugar de Europa, me tengo que tragar esas machaconas imágenes de los telediarios que pretenden qué? hacernos sentir culpables? justo cuando estamos sentados a la mesa, uno y otro día. Ingentes cantidades de extranjeros queriendo acceder a nuestro país por todos lados, gentes de la otra parte del mundo, la de los desarrapados que vienen a llenar las calles de indigentes.

Son refugiados, éxodo obligado de gente abandonando su país, su casa, en busca de asilo humanitario, de protección, de un derecho reconocido pero no respetado, igual que el derecho a la vida.

Lo que se hunde y naufraga es Europa, ella es la que se asfixia.

Cuando los bosques se queman, el humo nos hace llorar.

Sierra de Gata, imagen rtve
Sierra de Gata, imagen rtve

Sierra de Gata, 90 millones de metros cuadrados calcinados. Casi el triple de todos los incendios del pasado año en Extremadura.

La flora y fauna de la sierra de Gata está muerta, espero que si se confirma que fue intencionado, la caza de o los malnacidos no dure más de los 4 terribles días que se ha prolongado la agonía de olivos y pinares, y que su agonía sea igual de lenta en el rincón de la celda donde debe pasar el resto de su vida, abrasado en la oscuridad de su alma, reparando la justicia que el fuego no hizo, cercándolo antes de escapar.

Olivos y pinares, la madera es un negocio, el negocio del fuego.

Los recortes, la privatización, la falta de medios, el calentamiento global, los descerebrados, desalmados y pirómanos-constructores, son demasiados enemigos para un pino.

Las llamas no se sofocan y 3000 habitantes de pueblos cercanos son evacuados de madrugada, a grito pelado mientras somnolientos deambulan hacia lo desconocido, dejando atrás sus casas y sus cosas, corriendo por las calles entre caballos, perros y gallinas.

Algunos se quedan y combaten el fuego a escobazos (auténticos héroes), la UME, los bomberos de andalucía y castilla y león, junto a los portugueses, trabajan sin descanso en la construcción de cortafuegos que no existen, soportando el olor a sierra quemada.

Hoy casi todos vuelven a sus casas y a sus lugares de origen, todos tienen emergencias que atender. Por cierto, no hay constancia de ecologistas entre las 550 personas que han participado en su extinción, estoy pensando en aquellos que se manifestaban contra los cortafuegos porque dañan la tierra vegetal.

Mires donde mires está todo negro, desolación negra y restos de humo, pero esas gentes son extremeños, están acostumbrados a las penurias, volverán a comenzar y lucharan hasta conseguir que la sierra de Gata vuelva lucir el verde y el aire vuelva a ser puro.

Esos extremeños míos, paisanos de alma inquebrantable, están hoy agradecidos al dios Vulcano porque en esta ocasión, no se ha cobrado ni muertos ni heridos.

La vileza se esconde en la cobardía, por eso estoy convencido que el canalla que ha provocado esta catástrofe no es extremeño, mi tierra ha tenido ya bastantes monstruos para sumarle uno más.

Es mentira que el monte es de todos, el monte es de quien tiene en él su casa y su forma de vida, no de quien desde un despacho, lo dirige y gestiona sin vivir en el. El que ha perdido todo, su casa, su ganado y su medio de vida es el dueño que no manda. Nuestros políticos hacen cuentas y les siguen saliendo, es más rentable hacer frente a un fuego que tomar medidas de prevención para evitarlo.

Arderán bosques, montes y pueblos y serán noticia un par de días durante un par de meses, el resto seguiremos en este idílico mundo que algunos han inventado. Porque en España otra cosa no, pero apagando incendios somos muy, muy buenos.

¡No son muertes, son asesinatos!

Basta de mentiras hepatitis C

Estos gobernantes desalmados que contemplan impasibles como sus ciudadanos (quizá incluso votantes suyos), mueren por abandono de sus funciones (“ley de socorro obligado” creo que le llaman a eso) o porque prefieren embolsarse los dineros, estos gobernantes que contemplan impasibles como 800.000 ciudadanos afectados de Hepatitis C viven encadenados a la más terrible de las torturas, que no es otra que la seguridad de que al final del lento deterioro de más de 30 años, serán uno de los 12 muertos diarios.

muerte por hepatitis C

Digo que estos gobernantes desalmados que contemplan impasibles como la salud de su pueblo se deteriora y no hacen nada, son y pertenecen a otra época, a una raza que creímos extinguida, aquella de los señores feudales que miran desde sus almenas, en lo más alto de sus castillos mientras se atribuyen la facultad de decidir quién vive y quien no, ejerciendo de Dios.

Estos gobernantes merecen ser pagados con la misma moneda: arrastrar una cadena ensangrentada al cuello, infectada de ese virus que el sistema nacional de salud nos regalo al 80% de los infectados, en mi caso hace mas de 30 años, probablemente en aquellas vacunas de la mili, cuando algún gobierno decidió en mi nombre que debía aprender las artes de la guerra por si llegaba el caso de defender a mi patria, la misma patria de ahora, la de este estos políticos estrategas ventajistas, la del rescate a la banca y las autopistas, la de los deshaucios, la privatización de la sanidad, las estafas de las preferentes, esta patria que en manos de este gobierno, desahucia la vida.

Encierro hepatitis C

Mientras leo que la constitución en su artículo 43 garantiza y reconoce el derecho a la protección de la salud, tengo que escuchar como en el colmo de su indecencia, los ministros de sanidad me piden que les conceda tiempo, el que ellos tienen y el que a mí no me queda, estos golfos que me dicen que acate leyes mientras se inventan decretos para saltárselas, no me dejan otra opción que salir a la calle, encerrarme en el hospital 12 de octubre y gritar fuerte, hacerme oír y gritarles bien fuerte lo que me separa de ellos:

la solidaridad!

la decencia!

la moralidad!

la conciencia!

Alguien podría encontrar una justificación culpando a la codicia desmedida y asesina de los laboratorios, pero que nadie se engañe, este no es el motivo, existen leyes internacionales que permiten la expropiación de patentes cuando hablamos de vidas humanas, esto sin entrar a valorar cómo es posible que el fármaco en España cueste 25.000€ y 900€ en Egipto. La India ya tiene licencia de fabricación.

En esto no hay bandos ni colores, si esperas que este gobierno haga algo por ti sin salir a la calle, si te quedas sentado viendo como ellos aseguran su futuro, pasaras a ser cómplice de esta situación.

Recuerda, 12 personas mueren diariamente.

¡NO SON MUERTES, SON ASESINATOS!

Yo mismo
Yo mismo

 

Yo tenía alas en los pies

Yo tenia alas en los pies

Recuerdo imparcial y caprichosamente como era el mundo entonces: Todo estaba mal y solo cabía revelarse contra la injusticia, contra el mundo entero, un tiempo en que los pies tenían alas, entonces el SER era liviano y la sensación de velocidad, una constante, sabia a donde me dirigía y todo, absolutamente todo, se podía.

La convicción absoluta de hacer posible lo imposible, opinar y tratar de convencer sin mas argumento que la infinita capacidad del entusiasmo, eran el plan para mañana.

Todo empezo a terminar cuando el mañana demostro que lo posible era el fracaso y lo imposible el entusiasmo.

Al principio las hostias se estaban quietas, pero las que han ido viniendo despues, estan en movimiento.

Como imaginar entonces que hoy, mas de 30 años despues, cargando a la espalda con este saco de imposibles que me ha ido endosando la vida a lo largo de los años, daria cualquier cosa por volver a aquella etapa en que el mundo tenia solucion y yo era el elegido para salvarlo.

 

Si me porto bien

Si me porto bienLa vida miente en cada parpadeo, llena de espejismos el horizonte y nos pone rumbo a la desilusión un día sí y otro también.
Nos susurra al oído melodías por inventar y les pone nombre de mujer.

La vida es, al fin, una mentira por descubrir.

Consigue hacer que veamos amigos donde solo hay un montón de siluetas de oscuros intereses.

A mí me enseñaron a ser leal, honrado y amigo de mis amigos, mi padre era el tío más cojonudo que nadie haya conocido nunca, cada vez que escucho a alguien decirme que soy buena persona, se me humedecen los ojos y pienso en lo mucho que me falto por aprender de él.

Gracias, amigos y enemigos, mentirosos todos, de corazón os doy las gracias por hacerme querer ser un poquito mejor, por hacer que quiera parecerme a mi padre un poquito más cada día.

Superando El ébola

Superando el ébolaSé que no eres uno de ellos, de los aborregados ciudadanos que ven como el mundo se desmorona, como desde arriba, minan nuestras creencias más profundas para adormecer nuestra rebelde e innata facultad de elección, de libertad, de encararnos y oponernos al “mangoneo” de nuestra realidad (que no la suya), de lo que es justicia. Si, ya sé que tú quizá no eres uno de ellos, pero esta reflexión es también para ti, porque seguro que conoces a alguno.

Nos inventan gripes de aves y virus de vacas, síndromes de inmunodeficiencia y bacterias o fiebres, casi siempre mortales, casi siempre sin tratamiento, y nos dicen que son nuestras, y que casi siempre han estado en nosotros, que dormían y han despertado, han mutado y se han hecho inmunes a los fármacos conocidos.

Ahora se llama ébola.

El ébola es la inmoral mentira del miedo, y tu, ciudadano, no eres otra cosa que comparsa en su pasacalles, palmero de su espectáculo, la marioneta de su guiñol.

Olvídate de pensar y analizar un mundo en crisis de valores morales, no eres más que un absurdo actor ejecutando el guion de los interesados poderes que manejan la cámara en esta película sin guion.

Te han robado el derecho del libre albedrío, del libre pensamiento, no pienses ahora en desfalcos, fraudes y estafas de Pujols, Blesas, Ferran o Bárcenas, ahora toca sobrevivir al virus del ébola.

Privado de criterio, de futuro y de ilusión, como un reo apaleado, acurrucado en un rincón al fondo de su celda, observando la puerta y rezando para que no se abra.

Pero te dormirás y cuando despiertes habrán llegado unas elecciones, necesitaran tu voto y tu adiestrada memoria habrá borrado las negras caras llenas de salpullidos de niños guineanos.

El mundo habrá superado el virus.

Una panaderia triunfa en Internet!

Dali: Desnudo con Palomitas
Dali: Desnudo con Palomitas

Los que habitamos en la red, cuando alguien con un negocio, sea del tipo que sea, nos pregunta acerca de la necesidad de una página web, de si es necesario tener presencia en redes sociales o hacer publicidad online, soltamos la trágica sentencia: “si no estás en Internet, no existes”

Pero claro, tú te miras y te ves, hablas y te oyes, o en Shakesperiano: “piensas, luego existes”.

Y luego están los que siempre encuentran una actividad que no necesita una página web, ¿quizá una panadería? ¿una tienda de chuches? ¿determinadas actividades como autónomo?

¿Porque una panadería querría tener un sitio web? la gente no va a entrar a un sitio web para ver pan, es mejor ir a la panadería y ver lo que hay, además nadie nos va a comprar una barra de pan online, ¿o sí?

¿Porque alguien se puede interesar en una web de pan?

Ok, ahora yo digo… antes de ver el pan, ¿Sabes que venden además de pan? Porque no sé, igual quiero unas madalenas o una tarta y no me apetece dar dos paseos. Podría encontrar una web con una sección para que los visitantes conozcan su variedad de pasteles y puede incluso que, para agradecer mi visita, me regalen la barra de pan al reservar la tarta por la web, porque sin duda, voy a reservar esa deliciosa tarta de la foto.

Me han creado la ansiedad de oler y saborear la tarta, me la han vendido por medio de información “fácil de digerir” y han asegurado la venta con esa fotografía que me ha hecho imaginar el sabor.

Además he descubierto que se trata de una empresa con varias sucursales, yo no sabía que tenía una de ellas allí mismo, al lado de mi trabajo.

Cuando quise darme cuenta, estaba comprando el pan y las madalenas para el desayuno, a diario.

Pero hay más, me registre a través de su formulario y ahora recibo ofertas especiales, opino y hago que ellos mejoren y vendan más, de lo que también obtengo un beneficio.

¿Quieres más?

Medios Recuerdos, medias verdades

Medios recuerdos, medias verdades

No sé si al resto de los mortales os pasara lo mismo, pero mi memoria es caprichosa, con el transcurrir del tiempo, filtra de forma interesada mis recuerdos, se mueve adelante y atrás a su antojo, sin orden ni concierto, y si le conviene, se desvía a un lado para incorporar datos y hechos que completen esa biografía idílica, mitad real y mitad inventada, siempre en pos de un pasado mejor.

Creo que se trata de un mecanismo de autodefensa, con el pasar del tiempo, mis recuerdos malos se van difuminando lentamente, con sigilo, en silencio, hasta que finalmente se desvanecen del todo, aunque no logro erradicarlos. Es como si quedaran aparcados, escondidos en una habitación oscura a la que no tengo intención de volver.

Esto hace que me quede con medias verdades, con aquella parte de la conversación en la que era yo el que hablaba, borrados y eliminados los argumentos del otro.

De modo que yo voy con cuidado, cuando cuento un pasaje de mi vida, aviso que puede que no sea más que una historia inventada.

Eso sí, también me gusta decir que todas mis historias están basada en hechos reales.